Tejido furoshiki: una sencilla pieza de tejido japonés vinculada a una antigua técnica de plegado y anudado

El término japonés furoshiki se refiere tanto a la técnica de doblar y anudar una tela como a la pieza de tela cuadrada que se utiliza para esta técnica de embalaje y transporte de objetos personales.

Esta técnica tradicional de envolver objetos con tela existe en Japón desde hace cientos de años. El furoshiki japonés se utilizaba para empaquetar rápidamente las cosas o para envolver la ropa en los baños públicos con el fin de reconocerla.

El furoshiki está disponible en diferentes tamaños y materiales. Puede ser de color liso y sencillo, tener bonitos diseños japoneses o llevar los colores y crestas de la familia.

En cuanto al tamaño, se pueden encontrar telas furoshiki que van desde los 45 cm hasta los 120 cm cuadrados. Las telas furoshiki de algodón eran las preferidas para transportar objetos, mientras que las telas furoshiki de seda o satén se utilizaban para hacer hermosos paquetes de regalo. Hoy en día, muchos furoshiki se fabrican con tejidos sintéticos como el poliéster, un material sedoso mucho más barato que la seda.

 

Hay diferentes tamaños de tela furoshiki para diferentes usos:

  • entre 45 y 50 cm: ideal para envolver su caja bento o pequeños regalos, libros, cajas de chocolate...
  • entre 65 y 75 cm: el tamaño perfecto para envolver todo tipo de regalos dejando un máximo de posibilidades en cuanto a plegado y anudado. También se puede utilizar como pañuelo o cinta para el pelo.
  • entre 90 y 100 cm: perfecto para improvisar un bolso de mano, de playa o de deporte. Para llevar cosas pesadas, como la compra o las botellas, elige un tejido de algodón resistente.
  • entre 110 y 230 cm: se utiliza para envolver cojines, edredones y ropa antes de guardarlos en un armario.
En una sociedad de consumo excesivo de plástico, el tejido furoshiki japonés se inscribe en un enfoque medioambiental y ecológico. Reutilizable y adaptable, esta pieza de tela le permitirá reducir drásticamente el uso de bolsas de plástico.

Ahora que se acercan las fiestas, adopta este pequeño gesto ecológico sustituyendo el papel de regalo de un solo uso por un bonito trozo de tela con motivos japoneses. De este modo, su envoltorio será único, original y será en sí mismo un regalo.